La pregunta del millón: ¿Quién está detrás de Yoani?

Por Salim Lamrani* (tomado de La Jornada)

Yoani Sánchez, famosa bloguera habanera, es un personaje peculiar en el universo de la disidencia cubana. Jamás ningún opositor se ha beneficiado de una exposición mediática tan masiva ni de un reconocimiento internacional de semejante dimensión en tan poco tiempo.

Después de emigrar a Suiza en 2002, decidió regresar a Cuba dos años después, en 2004. En 2007, integró el universo de la oposición en Cuba al crear su blog Generación Y, y se vuelve una acérrima detractora del gobierno deLa Habana.

Jamás ningún disidente en Cuba –quizás en el mundo– ha conseguido tantas distinciones internacionales en tan poco tiempo, con una característica particular: han suministrado a Yoani Sánchez suficiente dinero para vivir tranquilamente en Cuba el resto de su vida. En efecto, la bloguera ha sido retribuida a la altura de 250 mil euros en total, es decir un importe equivalente a más de 20 años de salario mínimo en un país como Francia, quinta potencia mundial. El salario mínimo mensual en Cuba es de 420 pesos, es decir 18 dólares o 14 euros, por lo que Yoani Sánchez ha conseguido el equivalente a mil 488 años del salario mínimo cubano por su actividad de opositora. Sigue leyendo

¿Y quién es Yoani?

La pregunta después de todo me divierte: ¿Y quién es Yoani?, me dijeron a boca de jarro, hasta con ingenuidad, dos amigos de mi infancia venidos de provincia y ahora residentes en La Habana, que hace mucho no veía.

Los encontré casualmente. La reconocí a ella, con el pelo encanecido, pero con el mismo rostro de niña polilla (por su inclinación a la lectura) que dejé de ver hace como 20 años.

Estaba absorta en la parada de un P en una céntrica calzada capitalina. Yo pasé frente a ella y la reconocí. Le di botella en mi ladrillo rojo y fuimos a parar a su casa, donde él, o sea, su esposo, la aguardaba.

Conversamos tanto como si el mundo se fuera a terminar luego de aquel casual encuentro. Él es pintor, ama el barroco. Pasa su tiempo entre las paredes de un estudio del que salen obras con una sensibilidad incuestionable.

Mis amigos y yo nos reímos, recordamos, hablamos hasta de lo humano y lo divino.

No faltaron las anécdotas de nuestro Camagüey resistido al paso de los siglos; de los programas de la tele; la tranquilidad del barrio del Cerro para el que se mudaron; los jugadores de voli que no están en la liga; la implementación de los acuerdos del reciente congreso del Partido; del cuentapropismo; las telenovelas; el exquisito jugo de mango con una pizca de sal; el hueco en la capa de ozono; el cambio climático y la polémica en torno a Pedro Pablo Oliva.

En este último punto tanto ellos como yo teníamos una idea conformada, en cambio mis amigos me expresaron una duda: “mencionan lo de una carta a Yoani. ¿Y quién es Yoani?

Entonces comprendí que de muy poco le vale a los padres de ese engendro declararla una de las cien personalidades más influyentes del mundo, cuando aquí, y ahora, los cubanos de adentro, los que cogen el P, hablan del voli, el jugo de mango, el cambio climático, el congreso del Partido…ni siquiera la conocen.

El señor Pellet no se pierde una

Ahí está Pellet

Ahí está Pellet

Y cámara en mano

Y cámara en mano

De verdad que este señor Pellet no se pierde una. Mírenlo aquí con su camisa azul, en la Plaza de la Revolución, este Primero de Mayo. Esperemos que reporte bien lo que acontenció, porque su amiga Yoani, la bloquera fabricada, había asegurado en uno de sus twitter, que la gente iba obligada a desfilar.

Volker Pellet, ¿lo recuerdan?, es el consejero de la embajada de Alemania, uno de los mentores de las tiñositas de Blanco y de los grupusculeros de la contrarrevolución en Cuba. El mismo que en un breve comentario con la prensa hace unos días dijo que “había salido sólo de una misa” en una Iglesia del Vedado y luego se le observó a él y a otros diplomáticos europeos y de la SINA dando seguimiento “de cerquita” a sus pupilas de Blanco.

Pellet , quien ocupó responsabilidades en el pasado que nada tienen que ver con la defensa de los derechos humanos, ha estado súper activo en los últimos tiempos.

Ojalá y no olvide el diplomático cuando haga sus “informes” colocar algunos numeritos: junto a los cientos de miles de capitalinos, también estaban mil 300 amigos de 34 países y representantes de 152 organizaciones sindicales y sociales; además, estuvo Raúl junto a su pueblo.

¿Qué buscaba Pellet en la Plaza? Ahhhh!!!!

Todos los caminos conducen a Pellet

Un conocido en estas lides

(Ismael fue quien captó con su lente a Pellet)