Deseos para el 2011

Ojalá seamos dignos de la desesperada esperanza.
Ojalá podamos tener el coraje de estar solos y la valentía de arriesgarnos a estar juntos, porque de nada sirve un diente fuera de la boca, ni un dedo fuera de la mano.
Ojalá podamos ser desobedientes, cada vez que recibimos órdenes que humillan nuestra conciencia o violan nuestro sentido común.
Ojalá podamos ser tan porfiados para seguir creyendo, contra toda evidencia, que la condición humana vale la pena, porque hemos sido mal hechos, pero no estamos terminados.
Ojalá podamos ser capaces de seguir caminando los caminos del viento, a pesar de las caídas y las traiciones y las derrotas, porque la historia continúa, más allá de nosotros, y cuando ella dice adiós, está diciendo: hasta luego.
Ojalá podamos mantener viva la certeza de que es posible ser compatriota y contemporáneo de todo aquel que viva animado por la voluntad de justicia y la voluntad de belleza, nazca donde nazca y viva cuando viva, porque no tienen fronteras los mapas del alma ni del tiempo.
Por Eduardo Galeano

Anuncios

Cortes y puntadas

El doctor Copo, modestia y excelencia se sintetizan en él.

El doctor Copo, modestia y excelencia se sintetizan en él.

Lo peor pasó. Mi cirujano, el doctor José Antonio Copo, me dijo que ya la recuperación es un hecho. “¿Cuántos artículos piensas escribir?”, me preguntó con una sonrisa tremenda en el rostro a modo de saludo, cuando nos vimos ayer en el hospital. “¡Arriba, Deisy, que esto se acabó, pronto lo único que quedará de esta operación es el recuerdo!”, me alentaba, mientras, en el cuarto de curaciones, sus manos enguantadas revisaban la herida de mi abdomen y la totalidad de los puntos recién retirados de mi magullado vientre. ¡Qué alivio! Dolores, molestias…van quedando atrás junto con el año que termina.

Ahora, como tengo la autorización de sentarme frente a la PC un tiempo prudencial para hacer mis cositas, decido por Kimbombo. “¿Cuántos artículos piensas escribir?”, es el reto que me lanzó Copo. Ignoro, realmente, cuanto escribiré, pero sí estoy segura que trataré de darle seguimiento en esta bitácora a sucesos noticiosos que cargaron la atmósfera nacional en los últimos días como los Lineamientos del Partido sobre la actualización del modelo económico cubano que andan en el centro del debate popular; el otorgamiento de las licencias para el trabajo por cuenta propia  (según he leído  casi 30 000 personas obtuvieron su licencia); el nacimiento de las provincias de Artemisa y Mayabeque; el juicio al terrosita salvadoreño Francisco Chávez Abarca, detenido en julio pasado cuando trataba de entrar con pasaporte falso a Venezuela y luego transferido a La Habana, donde después de un proceso de instrucción fue presentado ante los tribunales que lo condenaron a 30 años de prisión; la olla de Pandora que destapó Wikileaks, especialmente lo que reveló y que, paradójicamente, esconden los grandes medios de prensa, y la burda patraña del diario El Nuevo Herald contra Gerardo Hernández, uno de los cinco antiterroristas cubanos prisioneros hace más de 12 años en cárceles federales estadounidenses, manipulación que fue desmentida por la Defensa de Hernández…

Por lo demás,  el 2010 es casi historia. Le di una vuelta a mi horóscopo chino para el 2011. Soy Dragón. Me vaticinan año fértil y particularmente bueno en el amor. Magnífico, porque el amor es el que, a fin de cuentas, lo mueve todo…Iguales augurios les deseo a ustedes, seguidores y amigos de Kimbombo.

Una mujer sin útero

Parte del equipo médico.

Parte del equipo médico.

Yo de nuevo en casa.

Yo de nuevo en casa.

Por prescripción médica no debo sentarme frente a la PC por el momento, pero la tentación es más fuerte. Sucede que me encuentro mejor, después de varios días entre salones de operaciones, transfusiones, sueros y antibióticos. Fui al quirófano por una dolencia “sin importancia”, una cirugía común, muy común entre las mujeres después de los 40: un fibroma uterino. Salí bien de ese trance, pero lo que no estaba escrito era una posible complicación, y fue lo que ocurrió.

El lunes volvía a casa. Fueron 15 días ingresada en el hospital Ameijeiras, donde un equipo encabezado por el doctor Copo, cirujano, me asistió. En carne propia experimenté  la valía de nuestros profesionales de la salud y recibí también una gran cuota de amor. Antes de regresar a casa tiré unas fotos. Esta es mi respuesta, especialmente a Comunista: ya sabes la razón de mi ausencia. A Kimbombo no lo abandono.

La enfermera Arianne, pero me faltan Yosbel, Betty, Iliana, Eliani, David, Yosvani, Julio...¿se me quedará alguno? Osiris está en la foto de arriba.

La enfermera Arianne, pero me faltan Yosbel, Betty, Iliana, Eliani, David, Yosvani, Julio...¿se me quedará alguno? Osiris está en la foto de arriba.