¿Otra vez?

Vuelve Estados Unidos con sus “informes por países sobre terrorismo del año 2010″ y ahí nos incluyen nuevamente. El viejo cuento, ya gastado, de que Cuba  es un “Estado patrocinador” de estas actividades junto a Irán, Siria y Sudán.

Desde 1982 el Departamento de Estado norteamericano incluye a la Isla en su lista negra anual, y cada año que pasa lo único que aumentan son las incoherencias de su argumentación. El informe recurre por enésima vez a los viejos e indemostrables lugares comunes de que Cuba apoya a las FARC y a ETA, que se caen por su propio peso y, acto seguido,  reseña una serie de hechos que lo único que prueban es la seriedad con que la Isla enfrenta este flagelo.

Esto si está bueno, el país más agredido, es condenado por el más agresor!!

Mentiras ¿piadosas?

Tomado de Cubadebate

Tomado de Cubadebate

Desde hace unos meses el australiano Julian Assange es constante en las noticias.  Su desafío de publicar en el sitio digital Wikileaks cientos de miles de documentos secretos que implican al gobierno de Estados Unidos y otros países ha desatado lo que para no pocos es  el cibergate moderno.  Actualmente en prisión, Assange es sometido a un juicio que comenzó ante los reclamos de la jusiticia sueca por “acoso sexual” y que ahora puede llevarlo en realidad a cumplir una pena sin precedentes por terrorismo, en correspondencia con las exigencias de la Casa Blanca.

Es curioso. El juicio de Assange, previsto para el 10 de enero en Londres,  fue sucedido, un día después, por el del cubano Luis Posada Carriles, en El Paso, Texas, solo que en su caso, este tristemente célebre personaje, considerado el mayor terrorista del hemisferio Occidental, es procesado en las cortes estadounidenses (en una maniobra archidilatada en el tiempo) por mentir en cuestiones migratorias. Y, vaya, justo en correspondencia también con los deseos de la Casa Blanca. Más interesante aún es que las imputaciones al ex-hacker australiano en esta cuestión de “faldas” porvengan de una  tal Ana Ardín, de quien se dice ha mantenido contactos con la extrema derecha cubanoamericana y de la que se sospechan sus vínculos con la CIA.

Cobertura mediática total para Assange, defensor de la llamada libertad de información y expresión, acusado por terrorista.  Posada Carriles, terrorista, prófugo de la justicia venezolana pasa por mentiroso en una audiencia donde los medios lo tildan solo como  “militante anticastrista”.  Difícil de entender para los cubanos, en especial para aquellos que han padecido en carne propia el dolor emanado de los actos de terror cometidos por Posada.

La promesa de Giustino

“Me siento bien de salud, pero debo reconocer que tengo muchos años y de que la vida del ser humano es sólo un paseo, no muy largo, por el mundo”, me dijo Giustino Di Celmo apenas se inició nuestra conversación en la acogedora sala de su apartamento habanero, dispuesto igual que cinco años atrás, cuando allí mismo confirmó que se quedaría en Cuba porque quería ver algún día sentados en el banquillo de los acusados a los asesinos de su hijo Fabio.

Un nuevo escenario se ha abierto en las esperanzas de Di Celmo para que su aspiración se haga realidad, tras la detención, en julio último, del terrorista de origen salvadoreño Francisco Chávez Abarca, arrestado en el aeropuerto de Maiquetía cuando intentaba entrar a Venezuela con un pasaporte falso.

“Mi abuela me enseñó que quien hace el mal tarde o temprano tiene que pagarlo”, comenta como para sí este hombre nonagenario, participante en la Segunda Guerra Mundial y consciente de los horrores del fascismo. Sigue leyendo