Otra vez The New York Times: canje de presos con Cuba

¿Algo se cuece? Ojalá. Otra vez el influyente diario The New York Times aborda el tema Cuba. ¿Es la nueva plataforma editorial? Bienvenida sea cuando se tratan asuntos como los cuatro artículos que recién publicó en sus páginas.  Un canje de presos con Cuba  es el nuevo editorial. Una versión apareció en la edición impresa de este 3 de noviembre.  Sigue leyendo

Anuncios

El tono fuera de tono

Dice el presidente Barack Obama (en un tono fuera de tono por cierto) que ya es hora de que Cuba libere al contratista estadounidense Alan Gross, quien fue sancionado por un tribunal cubano a 15 de año de privación de libertad, después de un proceso investigativo en el cual se le probó que vino a la isla como un enviado de la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos, con la intención de introucir en Cuba medios satelitales que permitieran la creación de redes clandestinas para el acceso a Internet  y para ello empleó la comunidad judía. La sentencia fue ratificada por el Supremo Popular.

Pero bueno, la nota en cuestión pplantea lo siguiente: “Es tiempo de que Gross sea liberado. Aunque sólo sea por razones humanitarias, creo que es tiempo de que Gross sea liberado”.

“Nosotros no esperábamos algo diferente de las cortes cubanas, pero creemos que el gobierno cubano debería tomar la decisión correcta de permitir el regreso de Alan Gross con su familia”, señaló el mandatario, a quien le decepcionó la decisión el jueves por el Tribunal Supremo Popular de La Habana. Sigue leyendo

Apelación de Gross el 22

La Sala de los Delitos contra la Seguridad del Estado del Tribunal Supremo Popular fijó para el próximo 22 de julio la celebración de la vista del recurso de casación interpuesto por el ciudadano norteamericano Alan Philip Gross, sancionado a 15 años de privación de libertad por el delito de “Actos contra la Independencia o la Integridad Territorial del Estado”.

El acusado y su abogada fueron impuestos de la decisión en la mañana de este jueves, al igual que las autoridades estadounidenses a través del Departamento de Estado en Washington y la Sección de Intereses de EE.UU. en La Habana. Gross fue juzgado en primera instancia por el Tribunal Provincial Popular de La Habana, que dictó sentencia el pasado 11 de marzo, declarándolo culpable del citado delito tras considerar que las numerosas pruebas testificales, periciales y documentales demostraron su participación directa en un proyecto subversivo del Gobierno estadounidense para tratar de destruir la Revolución.

Contra esa decisión, haciendo uso del derecho legal que le asiste, el ciudadano estadounidense presentó recurso ante la máxima autoridad judicial del país, que ahora se apresta a considerar los argumentos expuestos por el acusado.