Locura Azul

Fue un juego que estuvo marcado por jugadas de película.

Fue un juego que estuvo marcado por jugadas de película.

La finalísima de la 49 Serie Nacional de Pelota se decidió como se esperaba: en el séptimo juego y peleadita hasta el out 27 en un juego no apto para cardíacos.  En este minuto, aún escucho desde el tercer piso donde vivo un camión que está pitando, al parecer llegó de Villa Clara con industrialistas…, pero al filo de las dos de la madrugada comenzaron a sonar las cazuelas con el anuncio esperado por los capitalinos: ¡Industriales campeón!

Después de casi seis horas sobre el terreno frente a un equipo Naranja corajudo y que empató el partido en el octavo inning poniendo el marcador 5-5, los Azules lograron agenciarse la victoria en la décima entrada al superar por dos carreras a los de Villa Clara. Azules y Naranjas, los dos demostraron ser buenos (aunque sigo quedándome con los del cítrico, que evidenciaron ser más estables desde el inicio de la temporada). Los Azules no acariciaban el cetro desde el 2006. Los Naranjas hace 15 años. En fin la pelota, como ya dije es redonda y viene en caja cuadrada. Y creo que al final quien ganó fue Cuba.

Naranja dulce, León partido…

Uyuyui, al estadio fueron hoy miles de aficionados con la idea de después del posible triunfo de Industriales cerrar el Malecón y….fiesta y pachanga, pero no. Silencio total al final del juego porque la racha seguidita se acabó cuando los de Villa Clara pararon en seco a la batería Azul.

No se puede negar eso sí, de que se está jugando una súper serie. De lujo. Las emociones van por el camino de mantener fuera todo pronóstico hasta el final. Ahora los equipos se trasladarán a Villa Clara para el sexto partido. De lo que suceda allí, volverán o no al Latino. Lo de este domingo fue de comerse las uñas: abrió ganando Industriales, a la altura del octavo episodio se empataron y en el noveno, los Naranjas fabricaron un racimo de tres. Para el chirrín chirrán del 6-3. Mi blusita naranjita me la puse, como prometí. Y nada….recordé una canción de mis tiempos infantiles “naranja dulce/ limón partido/dame un abrazo/ que yo te pido”.