Usaid, Cuba y los jóvenes viajeros

AP puso en candela de nuevo a la Usaid (Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional) con las revelaciones, ahora, de que utilizaron jóvenes latinoamericanos en un proyecto que confirma la vigencia de la estrategia de Washington por subvertir el orden social en Cuba.La Usaid -señalada por ser una tapadera de la CIA- se reitera en estos planes, al incluir a jóvenes de América Latina en una operación clandestina que bajo fachada humanitaria trató de impulsar “cambios políticos” en la isla.

Un molesto ZunZuneo

Miles de mensajes circulan en las redes sociales referidos a la revelación de un llamado Twitter cubano creado en 2009 por el gobierno estadounidense, cuya finalidad era subvertir el orden social del país caribeño.
Bajo la etiqueta #ZunZuneo pueden encontrarse en la plataforma de Internet, Twitter, textos que expresan que este programa se vincula con otros métodos de desestabilización política empleados por Estados Unidos contra Cuba.
Algunos de los mensajes apuntan hacia “el dudoso zumbido del #ZunZuneo” o se preguntan “por qué miente la Casa Blanca respecto” a esta “otra aventura”, calificada además por los internautas de plan anticubano de Estados Unidos que “corrobora recientes denuncias del presidente Raúl Castro”.
Washington gastó millones de dólares para crear una red social destinada a provocar un cambio político en Cuba, advierten también distintos medios de prensa.
Tal proyecto ZunZuneo nació y se gestionó a través de empresas pantalla y servidores informáticos en tres países pagados desde las Islas Caimán, según la agencia norteamericana Associated Press (AP) al hacer pública la información.
Además, precisó que la Usaid (siglas en inglés de la Agencia de Estados Unidos para la Asistencia Internacional, la cual se financia con dinero federal) hizo todo lo posible para ocultar la participación del gobierno estadounidense en este plan.
El propósito era llegar a cientos de miles de cubanos mediante esa red de mensajería con contenidos no controversiales (entre ellos noticias de fútbol, música, huracanes y publicidad), para después difundir en una escalada superior temas de carácter político que incitaran a revueltas internas.
Un artículo del periódico The Hill señala que la Usaid ayudó a financiar el mencionado programa, con el fin de construir una gran base de suscriptores en Cuba en una plataforma similar a Twitter.
El Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba afirmó ayer en una declaración que el reporte de la AP demuestra que la Casa Blanca no ha renunciado a sus planes subversivos.
Agregó que tales proyectos tienen como propósito crear situaciones de desestabilización para provocar cambios del ordenamiento político, un objetivo al que Washington continúa dedicando presupuestos millonarios anualmente.
Mientras, Estados Unidos negó que se tratase de una operación secreta contra Cuba, pero la cancillería de La Habana insiste en que ese gobierno debe respetar el Derecho Internacional y la Carta de Naciones Unidas y cesar sus acciones ilegales y encubiertas, rechazadas por su pueblo y buena parte de la opinión pública internacional.

Fondos sin veto

El senador demócrata John Kerry levantó el veto a los fondos que promueven la llamada democracia en Cuba, aunque lo desaprueba el legislador Patrick Leahy, miembro de su partido, destaca hoy el diario The Washington Post.
A inicios de abril, el congresista por Massachusetts (noreste) se opuso al desembolso de 20 millones de dólares adicionales para programas cuyo fin, según ha denunciado el gobierno de Cuba, es tratar de subvertir el sistema político del país caribeño.
Kerry, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, solicitó entonces una revisión plena del destino del dinero, tras la detección de algunas irregularidades (se dice que hubo malversación a chorro y que la platica se empleó en comprar chocolates y abrigos de pieles). Sigue leyendo