Vivienda en Cuba: se compra, se vende

Como parte del proceso de transformaciones que vive Cuba, en el cual se adapta el modelo económico a tono con las coyuntura actual, se aprobó la compraventa de viviendas, una de las reformas más reclamadas durante toda la etapa de discusiones previo al VI Congreso del Partido Comunista, celebrado en abril de este año. Como parte del proceso de transformaciones que vive Cuba, en el cual se adapta el modelo económico a tono con las coyuntura actual, se aprobó la compraventa de viviendas, una de las reformas más reclamadas durante toda la etapa de discusiones previo al VI Congreso del Partido Comunista, celebrado en abril de este año.

Según lo publicado este jueves en la prensa nacional a partir de ahora se asegura el derecho constitucional de propiedad sobre lavivienda y que podría aliviar el déficit habitacional, uno de los problemas más graves en el entorno social de la isla. El decreto 288, que modifica la Ley General de Vivienda de 1988, publicado por ahora solo en su versión digital, elimina la prohibición de comprar y vender inmuebles. También flexibiliza los trámites para el traspaso de tales bienes, algo que durante muchos años fomentó un lamnetable comercio de lucrativos dividendos. Con la normativa recién sancionada las transacciones inmobiliarias se formalizarán directamente ante notario con sede en el lugar donde se encuentre enclavada la vivienda y por el precio libremente acordado entre los interesados.

La modificación beneficia a personas naturales y domiciliadas dentro del país y también a extranjeros con residencia permanente aquí. Entre las regulaciones, además de la compraventa, se reconocen cambios que norman la permuta, donación y adjudicación -ya sea por divorcio, salida definitiva del país del propietario– de viviendas entre particulares. Pero en todos los casos es necesario que el bien de que se trate se encuentre inscrito en el Registro de Propiedad. “Partiularmente me siento estimulada porque a partir de este momento se elimina más la burocracia y un montón de trámites que lo único que hacen es causar malestar en la población”, expresó una vecina de la barrida capitalina de el Vedado, propietaria de una casa e interesada en vender “apenas entre en vigor la nueva ley”. “El nuevo decreto ratifica que solo se podrá ser propietario de una casa como residencia permanente y otra en zonas de descanso o veraneo”, se explicó en un program especial transmitido por la televisión. “Una de las cosas que la gente reconoce es que ya no se pierden las viviendas cuando algún familiar emigra de forma definitiva del país”, dice la propia mujer, quien reslata que “se mantine el derecho a la propiedad”.

En ese sentido se aclara que continúa el requisito de confiscación por el Estado, pero funcionará como una vía para la transferencia mediante pago a familiares u otros ocupantes, pues según uno de los artículos de la medida “son válidos los actos de transmisión de la propiedad de viviendas, realizados por sus propietarios, conforme a la Ley, antes de salir definitivamente delpaís”. Las operaciones de traspaso de la propiedad de las viviendas están gravadas con el Impuesto sobre Transmisión de Bienes y Herencias, así como los demás tributos que correspondan. “Yo pienso que esto llevará una etapa para adaptarse uno a los nuevos cambios, además porque hay que estar bien claros de cómo se hace cada cosa. El Estado, por otra parte, se libra de tareas”, afirmó Félix Sánchez, un jubilado de la Construcción, residente en el municipio de Boyeros. Esta ordenanza se suma a las resoluciones aprobadas desde el 1 de octubre para compraventa de automóviles entre particulares. El déficit habotacional en Cuba se calcula en una 600 mil viviendas, y podría ser mayor debido a al paso de fenómenos meteorológicos como los huracanes. Según lo publicado este jueves en la prensa nacional a partir de ahora se asegura el derecho constitucional de propiedad sobre lavivienda y que podría aliviar el déficit habitacional, uno de los problemas más graves en el entorno social de la isla. El decreto 288, que modifica la Ley General de Vivienda de 1988, publicado por ahora solo en su versión digital, elimina la prohibición de comprar y vender inmuebles. También flexibiliza los trámites para el traspaso de tales bienes, algo que durante muchos años fomentó un lamnetable comercio de lucrativo dividendos.

Con la normativa recién sancionada las transacciones inmobiliarias se formalizarán directamente ante notario con sede en el lugar donde se encuentre enclavada la vivienda y por el precio libremente acordado entre los interesados. La modificación beneficia a personas naturales y domiciliadas dentro del país y también a extranjeros con residencia permanente aquí. Entre las regulaciones, además de la compraventa, se reconocen cambios que norman la permuta, donación y adjudicación -ya sea por divorcio, salida definitiva del país del propietario– de viviendas entre particulares. Pero en todos los casos es necesario que el bien de que se trate se encuentre inscrito en el Registro de Propiedad. “Partiularmente me siento estimulada porque a partir de este momento se elimina más la burocracia y un montón de trámites que lo único que hacen es causar malestar en la población”, expresó a Junge Welt una vecina de la barrida capitalina de el Vedado, propietaria de una casa e interesada en vender “apenas entre en vigor la nueva ley”. “El nuevo decreto ratifica que solo se podrá ser propietario de una casa como residencia permanente y otra en zonas de descanso o veraneo”, se explicó en un program especial transmitido por la televisión. “Una de las cosas que la gente reconoce es que ya no se pierden las viviendas cuando algún familiar emigra de forma definitiva del país”, dice la propia mujer, quien reslata que “se mantine el derecho a la propiedad”. En ese sentido se aclara que continúa el requisito de confiscación por el Estado, pero funcionará como una vía para la transferencia mediante pago a familiares u otros ocupantes, pues según uno de los artículos de la medida “son válidos los actos de transmisión de la propiedad de viviendas, realizados por sus propietarios, conforme a la Ley, antes de salir definitivamente delpaís”.

Las operaciones de traspaso de la propiedad de las viviendas están gravadas con el Impuesto sobre Transmisión de Bienes y Herencias, así como los demás tributos que correspondan. “Yo pienso que esto llevará una etapa para adaptarse uno a los nuevos cambios, además porque hay que estar bien claros de cómo se hace cada cosa. El Estado, por otra parte, se libra de tareas”, afirmó Félix Sánchez, un jubilado de la Construcción, residente en el municipio de Boyeros. Esta ordenanza se suma a las resoluciones aprobadas desde el 1 de octubre para compraventa de automóviles entre particulares. El déficit habitacional en Cuba se calcula en una 600 mil viviendas, y podría ser mayor debido a al paso de fenómenos meteorológicos como los huracanes.

Anuncios

Un comentario en “Vivienda en Cuba: se compra, se vende

  1. Nuestros dirigentes parecen haber capitulado a la idea que el dinero o el poder no se puede llevar al “mas alla”. En vez de preparar una generacion como ellos, estan desarticulando el control absoluto que les ha permitido gobernar de por vida.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s