René

René González Sehwerert salió de una cárcel de Marianna, estado de Florida, luego de 13 largos e injustos años en prisión. Recobró su libertad a medias porque sigue siendo un rehén de Estados Unidos, porque una jueza del distrito sur pretende imponerle que permanezca en aquel país para cumplir el régimen de libertad supervisada.

La jueza Joan Lenard rechazó la moción interpuesta por él que le permitiría viajar a Cuba para reunirse con su familia “que es fuente de valor”, como le confesara a esta reportera en una extensa carta fechada en el año 2004 de la que ahora se reiteran algunos fragmentos.

Expresó entonces René que sus padres le “enseñaron la fuerza de la virtud y la honradez” y que se siente “muy orgulloso de mi esposa y de mis hijas”.

Al seno de esa familia es a la que se le impediría regresar si la Lenard mantiene la decisión de que González salde los tres años del régimen de libertad supervisada en aquel país a partir de este momento.

En su misiva el luchador antiterrorista hizo otras valoraciones sobre la necesidad de la presencia de hombres que cumplieran las misiones que como él, Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y Fernando González advirtieran a la isla caribeña de los planes criminales de grupos terroristas de origen cubano radicados en ese territorio.

Hay que mantener a Cuba a salvo del elemento que está hundiendo a Miami”, aseguró.

Al caracterizarlos dijo que son “una especie en extinción, por suerte, minoritaria, que solo se representa a sí misma; arrogándose una representación que nadie les ha dado con su poder económico y los trucos sucios aprendidos dela CIA, aplicados a la política local de Miami”.

“Aunque se disfrazan de todo no son nada —apuntó—, son demasiado calculadores para ser fanáticos. Son demasiado resentidos para ser cristianos. Son demasiado cobardes para ser patriotas”.

“Son unos parásitos patéticos adheridos a la cola de un elefante del que creen ser la cabeza; y se resisten a aceptar que el elefante solo se acuerde de la cola para espantar moscas”, acotó.

Respecto al sistema legal de Estados Unidos comentó que “es una patética parodia de justicia”, el cual “está diseñado para mantener cada cosa, precisamente, en el sitio en que la ha puesto el sistema de libre mercado”.

“Algún día la humanidad deberá saber a qué clase de aparato perverso se enfrentó el planeta desde que los cristianizados peregrinos lanzaron su primera ‘guerra preventiva’ contra los aborígenes norteamericanos. El sistema legal ha sido un pilar de tal aparato”.

“Este sistema —añadió— se levantó sobre la endeble piedra de la hipocresía. ¿El primer ejemplo? El haber puesto enla Constituciónque todos los hombres son iguales y al mismo tiempo haber mantenido, por casi cien años más, a una buena parte en la esclavitud en razón del color de su piel”.

Respecto a Cuba explicó que “la utilización del sistema legal norteamericano como un arma más contrala Revolucióntiene un sitial de honor en los anales de la infamia de todos los tiempos”.

“Algunos casos que recuerdo: el de Leonel Macías, el individuo que tras asesinar a un oficial dela Marinacubana fue liberado de cargos por el juez Lawrence King, aduciendo que no había pruebas.

“Los asesinos de Orlando Letelier, seis años de prisión por participar en la voladura de un automóvil, hecho en el que perecieron también otras dos personas”.

“El caso de Rodolfo Frómeta, la fiscalía le ofreció solo un año de prisión domiciliaria por delitos de terrorismo”, pero “los fiscales saben cómo hacer un mal caso para perderlo”.

Precisamente, René fue sentenciado en diciembre de 2001, junto a Gerardo, Ramón, Antonio y Fernando a desproporcionadas condenas en un proceso amañado.

El gobierno estadounidense se encargó de que no trascendiera los que pasó en Miami, porque en ese juicio político se evidenciaron más de 50 años de acciones terroristas contra Cuba.

En cuanto a su amor por esta isla afirmó en la misiva que su “corazón palpita al compás de mi Cuba. De nuestra Cuba. Mi corazón brinca de alegría con cada éxito y sangra con cada revés, se duele de cada error, se revuelca de indignación ante cada calumnia y se regocija en cada acierto”.

“Él me dice que hemos sido premiados con una historia especial; que nos ha puesto a la cabeza de un mundo cuyos principales poderes, aferrados a una mentalidad prehistórica, se empeñan en detener”.

El René González que este viernes salió de la prisión enfatizó en aquella carta de hace siete años como si fuese hoy que en “Cuba late, en estado embrionario, el corazón de un mundo por venir. Y con ese corazón late el mío, que pongo a disposición de nuestra Patria y de ese mundo, hasta que deje de latir”.

Anuncios

2 comentarios en “René

  1. Ilusa contradicción: quienes acusaron a René de espía y de representar una amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos; quienes lo condenaron a 13 años de injusto encarcelamiento por tal supuesto delito, ahora quieren retenerlo en su territorio. Es una muestra más, muy clara y evidente, de lo politizado que ha estado este proceso contra nuestro cinco hermanos; una muestra más de que todo este proceso ha sido, jurídica y moralmente, un desastre; muy a tono, por cierto, con una tradición política imperial bien conocida y practicada. No perdamos de vista que a pesar de las pretensiones hegemónicas del gobierno de los Estados Unidos, a pesar de su poderío militar y económico (bastante cuestionado por cierto en medio de la crisis global), ellos deben atisbar o al menos tener vestigios en su subconsciente, de que el mundo avanza hacia una nueva era que significará el fin del sistema monstruoso del capitalismo imperialista; esta realidad agudiza sus instintos y se traduce en la venganza, en el ensañamiento, de que están siendo víctimas Gerardo, Fernando, Antonio, Ramón y René, así como en otras manifestaciones de cruel hostigamiento contra los intereses y derechos de los pueblos en distintas regiones del planeta.

    • Una gran paradoja, José Manuel, una gran paradoja, pero se sustenta en el hecho de que, como planteaste, este es un caso político.
      Un detalle me gustaría ofrecerte: René tiene doble ciudadanía(cubano estaounidense). Como cubano lo juzgaron y le impusieron la injusta condena. En estos 13 años los funcionarios cubanos en Washington fueron quienes lo visitaron; sin embargo, la jueza Joan Lenard se basa en la condición de estadounidense de René para negarle regresar a Cuba ahora, lo que implica que su libertad supervisada por tres años tendría que cumplirse en Estados Unidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s