Dayron y yo

Conocí a Dayron Robles, el rey de las pistas, en el aeropuerto internacional José Martí. Nunca antes lo había tenido frente a mí, cerquita, como una ansía cuando desea conocer a las estrellas. Me le aproximé de golpe, sin mucho rodeo y le dije: “hola Dayron, soy una cubana que te admira”.

Él esperaba turno para chequear su boleto. Me miró. Le di un beso y le pregunté qué compromisos tenía por delante. Me explicó que tenía varios compromisos internacionales, en los cuales esperaba la victoria.

¿Te sientes en forma?, interrogué otra vez. No pude esconder el espíritu de periodista. Se lo dije. Sonrió y su respuesta fue. “Sí, me encuentro muy bien”.  Nos despedimos, tras desearle suerte.

Menciono la anécdota ahora, luego de leer que en la reunión atlética en Reims, Francia, Dayron se coronó con el oro. Una racha que lo ha perseguido durante lo que va del 2011, aunque algunos, quizás más entendidos,  planteen que el bólido guantanamero sigue sin convencer porque no ha bajado los registros de los cronómetros de los 13 segundos en su especialidad, los110 metroscon vallas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s