Viva la diversidad

Un día desperté con la noticia de que cierto amigo de la infancia, compañero de estudios además en la etapa de la secundaria y el preuniversitario, luego biólogo competente, había decidido que su inclinación era hacia personas del mismo sexo, pero no fue hasta el momento en que rasgó el velo del miedo al qué dirán, al posible rechazo, al vivir reprimido, que logró presentarse tal cual y ser admitido o no por los demás.

Vino a mí, justo con el temor a que yo le voleteara el rostro y lo sacara de mi lista —como alguien hiciera—, cuando también me contara que una relación desprotegida lo marcó para siempre con el SIDA.

Jorge Perugorria y Vladimir Cruz. Imagen de la película Fresa y Chocolate, de Juan Carlos Tabío.

Jorge Perugorria y Vladimir Cruz. Imagen de la película Fresa y Chocolate, de Juan Carlos Tabío.

Lo último que podía hacer era morir en vida, recuerdo que le dije dándole una palamadita en el rostro. Y le expliqué que lo primero era valorarse a sí mismo e interiorizar que él es un ser humano como cualquier otro. 

Mariela Castro, directora del Centro Nacional de Educación Sexual, presentó al Parlamento un proyecto de ley para que se reconozcan los derechos de los gay, incluyendo las uniones entre personas del mismo sexo. También cada mes de mayo se realiza una jornada en el país que es como un canto a la diversidad y contra la homofobia. Ser homosexual en Cuba, ya no es lo mismo, el gobierno ha modificado sus políticas y la sociedad ha asumido mejor la tolerancia, pese lo enraizado que resultan los prejuicios, nuestra realidad es Fresa y Chocolate

De aquella conversación que les narraba salimos ambos fortalecidos. Hace varios años no nos vemos. Centenares de kilómetros nos separan, pero José Ignacio está. Vive con Freddy. Yo sigo siendo su amiga. Puede contar conmigo. Y sé que el sentimiento es recíproco.

Anuncios