Respirar, respirar

Anoche estuve en el preestreno de la Leyenda del agua grande en el García Lorca. Hermoso. Una puesta en escena del Ballet Nacional de Cuba llena de brío, color, fuerza, ternura… Con una música para respetar al igual que el montaje escenográfico. Se basa en la leyenda que relata el origen de las Cataratas del Iguazú, Patrimonio Natural de la Humanidad desde 1984. La función se realizó a teatro lleno. Cuando terminé hice el recorrido de vuelta a casa: Malecón, Boyeros…la gente estaba en la calle, particularmente miraba a quienes se abrazaban a lo largo del imprescindible pedazo de muro que identifica a La Habana. Me vino a la mente el término tranquilidad, esa que respiramos a pesar de los pesares…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s