Quien no tiene de congo tiene de carabalí

Natalia Bolívar

Natalia Bolívar

En Cuba quien no tiene de congo tiene de carabalí, como reza en refranero popular o como bien se afirma: “hay gente te dice que no creen en ná y van a consultarse por la madrugá”. Es así, la tradición es fuerte y en ella se conjuga un ancestral sincretismo: Santa Bárbara de un lado, del otro lado Shangó, según el criterio del Poeta Nacional Nicolás Guillén.

Sobre el tema hablamos con Natalia Bolívar Aróstegui, etnóloga, investigadora y escritora, una mujer que posee un mundo interior inmenso. Es descendiente de Simón Bolívar, lazo familiar que exhibe con orgullo. Un tío abuelo del Libertador se estableció en Santiago de Cuba y allí echó raíces.

Así se inició nuestro diálogo en su apartamento del habanero reparto de Miramar, con una mujer que bien ganado tiene sus méritos como estudiosa de la religión “no solo de la afrocubana”, aclara.

En su hogar todo está dispuesto de acuerdo con una fina sensibilidad, con gusto. Originales de Mariano, Lam, Portocarrero, Servando Cabrera desfilan por las paredes de su casa en perfecta simbiosis con atributos del panteón yoruba, al que está ligado “porque yo lo mamé de la teta de mi nana, que era de origen congo. De ella aprendí a fumar tabaco a los 14 años, a adorar a los orishas y a colmar mi espiritualidad”.

A un lado quedaron el caballete y el pincel, sus prácticas de natación, para convertirse, a partir de 1955, en fiel investigadora de los cultos africanos, junto a una autoridad en la materia: Lidia Cabrera.

“La religión africana —afirma Natalia— lleva más de 200 años imbricándose, reciclándose en nuestro país. Es tan popular, que me atrevo a asegurar que casi el 70 por ciento de nuestra población, de una forma u otra entra o pasa por ella, y no es que ese 70 por ciento esté encima de la religión, pero cuando aprieta el zapato, como se dice popularmente, buena parte va a un sistema adivinatorio, ya sea el dil oggún, el caracol o el ifá, que es para mi el más perfecto que tenemos y el más perfecto de los que conozco.

¿Por qué?

Mira, es un sistema que viene de la ciudad sagrada de Ifé. El Ifá tiene 16 patas, 16 letras fundamentales que se casan entre ellas formando 256 combinaciones. Se lee con un cuerpo litúrgico, con enseñanzas generales, se le dan refranes y cada letra (oddún), según plantean los viejos babalao, incluye de 80 a 100 cuentos o patakies. Es a través de esas narraciones que se interpreta el oddún. Hasta hoy, nunca lo he visto fallar”.

Altar dedicado a los orishas en una vivienda habanera

Altar dedicado a los orishas en una vivienda habanera

¿Entonces el babalao debe ser una persona con una formación sólida?

Por supuesto, teniendo tantas variaciones históricas, el babalao debe estar avalado por un gran conocimiento para saber cuál patakín se aplica a cada quien, qué fábula se corresponde con lo que le está ocurriendo al que solicita ayuda. Eso no se improvisa.

“El ifá te da soluciones, porque esta religión siempre ha sido una religión del pueblo, es una religión humana. Cuando el babalao, o sea el sacerdote de Ifá, te dice vete al médico o te dice que ningún orisha coge tu problema, oye mándate a correr. Esas soluciones son desde las más sencillas hasta las más complejas. El babalao, el hombre que entra a ifá, tiene que estudiar de por vida. Tiene que nutrirse de las múltiples experiencias y cada día aprende algo nuevo. Debe tener a mi juicio una vasta cultura”.

¿Qué criterio le merecen los años ´90 en cuanto al tema de la religión en Cuba?

Los años 90 del pasado siglo fueron decisivos en la apertura religiosa, aunque aquí nunca estuvo prohibido profesar alguna fe, porque el mundo espiritual tuyo, interior, no tiene que ser expresado, es tu ética, es tu espíritu, es tu forma de pensar; pero existían sus reservas en este sentido. En lo 90 eso se modificó.

“El legado africano es enorme, imagínate el país Yoruba, es el que da pie a la santería o regla de Ocha. Había más 400 deidades, de ellas, más de 200 tienen que haber venido a Cuba, pero actualmente se conocen públicamente 21 deidades y cuando se estudia un poco más se llega hasta las 56.

Detalle de altar dedicado a los orishas

Detalle de altar dedicado a los orishas

“Nosotros desarrollamos una forma particular de recibir el santo, la liturgia, pero se ha ido perdiendo la tradición, los viejos se morían y se llevaban su secreto. En el siglo XIX se hace una liturgia propia de este país. Esa liturgia de coger los guerreros, lavar collares y recibir con cuatro santos de cabecera, o sea, Ochún, Obbatalá, Yemayá y Shangó, mas coger los guerreros Eleguá, Ogún, Ochosi y Elosi y esa manera muy nuestra es la que, incluso, está en la base y dio origen a toda nuestra música cubana: el guaguancó, el yambú, y a la gestualidad, a la forma de bailar, al a forma de expresión del cubano. Eso ha conformado nuestra propia nacionalidad.

“Pero en estos últimos 10 años se está haciendo lo que yo jamás en mi vida había visto. Cualquier forma de religión, si tu la haces con pureza de alma, con buenas intenciones y con amor a lo que tu estás haciendo es loable, eso es un aporte permitido, no son excluyentes; sin embargo, yo aprecio que hoy los religiosos que vienen sobre todo de casas orientales en que se practica el espiritismo hacen lo siguiente: una misa espiritual cuando van a recibirse y para saber tu santo de cabecera vas a ifá, el es que tiene que saber tu santo y eso es lo que hace un buen babalao. Hoy cualquiera llega y dice: quiero hacerme Shangó y allá va”.

Un tema delicado

Muy delicado. No se puede juzgar a todo el mundo por igual. Creo que se ha relajado un poco la ética religiosa. Hay que valorizar muchas cosas, la situación económica, gente que quizás no tenga mucho escrúpulo. Uno está viendo cosas. Hay quienes quieren que uno le explique sobre el santo que reciben y al contarme cómo ha sido el proceso me quedo estupefacta, porque nada tiene que ver con la liturgia establecida.

“Antiguamente tu ibas y decías quiero hacerme santo con usted y primero había que preguntar al santo del babalao si lo permitía y se sometía al solicitante a casi un año de investigación, o sea, se miraba un poco la vida del que quería recibirse.

“Hoy se dan casos en que padrinos y ahijados terminan disgustados y un padrino es para que sea como una padre, un confesor que te ayuda. El te escoge a ti y sabes por qué sucede eso, pues porque tú llegas con el dinero y dices yo quiero hacerme este o aquel santo y ahí mismo se obvian una serie de pasos. Eso, lamentablemente, está ocurriendo en un grupo que no ha seguido una ética religiosa. Yo sé que la situación económica de estos tiempos es difícil, pero ello no justifica que se viole esa ética”.

¿Tiene algunos ejemplos concretos?

En ocasiones vas por la calle y ves a las iyawó (iniciación) en licra, con vestidos transparentes blancos, como en un desfile de modas, en pleno día.

“Se sabe que a las doce del día no salen las iyawó, y no salen tampoco sin su madrina o su padrino, y son las seis y siete de la noche y andan todavía por la calle. El iyaworaje tiene sus sacrificios, que se han transgredido totalmente o bien porque no se advierte, o bien para buscar un provecho que nada tiene que ver con la fe.

“No pocas veces he salido y he visto a quienes se les marcan sus prendas interiores con la ropa de iyawó. Hay una ética que hay que seguir y yo me pregunto: ¿qué dicen los padrinos de eso?

“Antes no se podía tener relaciones sexuales en un año y había que seguirlo al pie de la letra. Antiguamente el iyaworaje duraba un año, ahora hasta dicen: Bueno, te dispensamos y pagas el dinero y punto. Eso no es así.

“Es complicado, de verdad. Hay casas aquí que siguen la ética que aprendieron de sus mayores, pero lamentablemente se ha bajado la guardia. Quizás hay gente joven que se inicia y no sabe. Hay quien se hace santo estando prohibida su letra. Hay quien tira el caracol y todo tiene que salir de gratis, sin embargo, te esconden la bola para que pagues.

“Yo creo que todo eso al final va en contra del religioso que lo hace. Toda la cosa que tu haces de engañar, que va en contra de tu santo, se vuele contra uno mismo, porque el santo es para la salud, el santo no es un negocio, el santo es para tu desenvolvimiento, es para tu darle a esa persona que va al pie tuyo confianza en si mismo, darle una solución a sus problemas y si no tiene solución, dar el consuelo. Para eso es el santo.

Ninguna letra te habla ni que puedes portar armas, ni que puedes ser borracho, ni drogadicto, ni que te lances al mar para irte del país. No puedes ser alcohólico. No puedes faltar el respeto a los mayores, ni al cónyuge, insta a controlar el mal carácter -en caso de tenerlo-, o sea, hay una ética que se ha ido esfuminando, como dirían los pintores.

“Y pienso que en mucho depende del padrino o madrina que te toque, del nivel de fidelidad a la fe. Del nivel de verdad que exista en todo”.

¿Se cumplen las predicciones de la letra del año?

Hasta ahora sí. Déjame hacer una anécdota: Yo entré en el Directorio Revolucionario en 1955, a través de José Luis Gómez Wangüemert, que lo matan en el ataque al Palacio Presidencial. El trabajaba en Bellas Artes.

“En 1957, después del Asalto, salió un artículo en una tirada muy pequeña que decía: Los babalao tienen la razón. Es que Batista tenía hecho Shangó, él era muy creyente.

“Los babalao en el 57, cuando sacan la letra, le alertan a Batista que el rey, Shangó, se escapa de una encerrona que le dan los enemigos cuando estaba con Oyá, vestido de mujer y por una puerta secreta.

“El babalao de Batista ni corto ni perezoso le dice que se cuidara, porque le harían una encerrona, un atentado, y le recomendó hacer puertas secretas en aquellos lugares donde permaneciera más tiempo, así hizo en su despacho de palacio y en otros sitios, pero los planos que teníamos nosotros, la gente del Directorio, eran los viejos, no aparecían esas puertas.

“Por eso es que cuando Gómez Wangüemert llega al despacho del tirano se encuentra el café humeante aún y no está Batista, incluso recibe una llamada de uno de sus ministros anunciándole que se atacaba el palacio y José Gómez riposta: “hemos matado a Batista”, y en realidad no lo habíamos matado, porque no lo encontramos, el logra escapar por la puerta secreta.

“Como al mes de ocurridos los sucesos los babalao publicaron eso de que tenían la razón, lo cual se me quedó en la cabeza y ahí empecé a estudiar todas las letras del año. Creo que aprender a interpretar la letra es muy interesante”.

¿Usted qué recibió?

Yo recibí Oddúa. Es un santo que es como diríamos en buen cubano el que me tocó. Yo hubiera querido a Oggún, porque me salvó la vida cuando caí presa en 1958, a manos del comandante Luarent y Orlando Piedra, dos conocidos asesinos del régimen de Batista.

“Dos semanas antes de mi detención yo había visitado a un viejo santero, en Cárdenas, con Lidia Cabrera. Él me vaticinó que iba a tener problemas con la justicia. El santero me regaló un collar de Oggún con Ochosi y me pidió: ‘cuando te vayan a coger, porque te van a coger, te pones el collar’.

“Yo tenía una colección preciosa de collares de mazo, los que se utilizan cuando las personas se hacen santo, tenía hasta figuritas de los orishas, hechos por esclavos. Cuando me detuvieron se lo llevaron todo, menos el collar de Oggún, porque me lo enganché.

“Me sacaron de mi casa como a las 12 de la noche y me dieron tremenda tunda. Me torturaron casi hasta acabar conmigo: me metieron un hierro en los oídos, me desbarataron interiormente, me rompieron todas las costillas, pero Laurent tenía hecho santo, y el santero me había prevenido de que me iba a apresar un hombre con una serie de resguardos.

“En un instante en que él me tira contra la pared, mientras me golpeaba, se me abrió la blusa y Laurent vio mi collar. Ese hombre cambió de color cuando identificó la prenda de Oggún. Ahí todo comenzó a cambiar para mí. Saqué provecho de esa situación, máxime cuando le describí a ese asesino dónde usaba sus resguardos y qué tenía hecho. Por eso yo sé que Oggún me salvó”.

¿Es fanática?

No, y soy una estudiosa de todas las religiones…es que yo soy ecológica y es que adoro a la naturaleza, fíjate que lloro cuando desmochan los árboles.

¿Qué h significado Cuba para usted?

Es mi tierra, de la que uno no se puede separar jamás. No sé qué magia tiene. Es como un pacto. Es como La Ceiba, que tiene raíces profundas, por eso yo no me hallo lejos de aquí.

¿Cuál es, a su juicio, la principal característica de la religión yoruba?

Es ecologista, totalmente de adoración a los elementos del entorno, es una religión que si tu la sabes llevar como es, resulta muy bella, porque tu estás constantemente en contacto con la naturaleza, tu saludas el sol por las mañanas, das las gracias y ¿hay algo más hermoso?”

¿Cuál es su especialidad?

El palo, pero mis prendas no las toco. La línea que separa el bien del mal es muy tenue, porque tu puedes venir a mi a pedirme algo y ese bien para ti puede significar un mal para otra persona. Ahí está la ética del religioso y puedes estar segura de que si hay mayombe malo, yo viro mi nganga y puedo hacer el mal más grande, pero eso depende de la ética mía y tu santo no te permite el mal, porque no es para eso que lo llevas en tu cabeza.

“Además si haces el mal cae sobre tu conciencia y a la larga lo pagas. Yo sé que con tu prenda, si está bien hecha, puedes urdir lo que quieras. Mis prendas —reitero— yo no las toco, porque son solo para protección a mi familia. Las respeto mucho. Yo cuido eso, porque estoy cuidando mi ética religiosa y mi ética como ser humano”.

Anuncios

3 comentarios en “Quien no tiene de congo tiene de carabalí

  1. QUISERA HACERLES UNAS PERGUNTAS DE LA REGILION , PERO PRIVADA SI USTEDES ME PUEDE FACILITAR SU CORREO O UNA VIA DE COMUNICACION EN PRIVADO CON USTED ME ENCANTARIA

    • Puede usted entrar a mi página de facebook y dejarme un mensaje o de lo contrario Marce, me deja en esta misma vía su correo y me comunico. Gracias por interesarse en alguno de los los temas de este blog.
      Saludos.

  2. eN CUALQUIER RELIGION HAY VALORES, ME DA MUCHO GUSTO SABER DE LA SUYA, Y ADEMAS QUE PUDIERAN SER SUPERIORES A LA DOCTRINA DOMINANTE EN OCCIDENTE.
    Con grato reconocimiento a usted, mi afecto:
    Fernando Morales Crespo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s