Una nota sobre Galeano

Galeano

Galeano

El escritor Eduardo Galeano, que fue a Madrid a pronunciar una conferencia en un seminario sobre el “feminicidio” de Ciudad
Juárez (México), dijo que “las mujeres son como los hombres, mitad basura y mitad maravilla, mitad cielo y mitad infierno”.

En conferencia de prensa previa a su conferencia en este ciclo organizado por la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA), Galeano aclaró que su intervención en este ciclo no versará sobre los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez sino en una serie de historias breves, retratos o imágenes de la mujer a través de la historia.

Galeano tenía previsto ofrecer “como pantallazos” que permitan tener una idea “de lo que ha sido las aventuras y desventuras de ser mujer en el mundo”, a través de mujeres anónimas, célebres u otras mal conocidas, como consideró a Concepción Arenal, “una mujer admirable que había vivido en la primera mitad del siglo XIX y había estudiado derecho disfrazada de hombre”.

“La Historia ha estado muy marcada siempre por el poder masculino, hasta nuestros días, en lo que eso está empezando a cambiar, por suerte, que ya era hora, no para que las mujeres demuestren que son mejores que los hombres sino para que demuestren que son como nosotros, que no son mejores pero
peores tampoco y que, por lo tanto, deben tener las mismas oportunidades”, según explicó.

“Las mujeres con cargos importantes se cuentan con los dedos de una sola mano y son como islas en un océano masculino”, señaló Galeano, para señalar que el poder también se ha desempañado por “mujeres disfrazadas de hombres, como es el caso de Condolezza Rice y otras desprestigiadoras de la noble causa de los derechos femeninos”.
A la pregunta de si el presidente Obama habrá leído ya su libro “Las venas abiertas de América Latina“, un ejemplar del cual le regaló el presidente venezolano Hugo Chavez, dijo que no cree que el poder deje mucho tiempo para leer.

“Me parece muy importante que haya un presidente negro o mulato en un país con unas contradicciones de racismo tan frescas”, señaló para recordar que el primer gran largometraje norteamericano, “El nacimiento de una nación”, es “un himno al Ku-klux-klan” y que los textos para esa película muda los escribió el presidente Woodrow Wilsen, que fue, como Obama, Premio Nobel de la Paz.

Preguntado por la muerte del disidente cubano Orlando Zapata, tras asegurar que respeta “a alguien capaz de hacer huelga de hambre y morir por lo que cree”, dijo que “contra Cuba se aplica una lupa inmensa que magnifica todo lo que allí ocurre cada vez que eso que ocurre conviene a los intereses de los enemigos de la justicia social”.

“Esa lupa se distrae y no alcanza a ver otras cosas de las que los medios ni siquiera informan” como el hecho de que Cuba enviara más médicos que ningún otro a Haití tras el terremoto y que los médicos haitianos que se quedaron a salvar gente habían estudiado en Cuba gratuitamente.

“Cuba mandó médicos y Estados Unidos mandó soldados y eso implica una concepción de las relaciones internacionales diametralmente opuesta; Cuba sigue siendo un país ejemplar en su capacidad de solidaridad y en su dignidad nacional”, añadió, si bien admitió que Cuba precisa encontrar espacios “para discrepar”.

A la pregunta de si 51 años no son suficientes para haber hallado esos espacios, el escritor contestó que “el capitalismo, desde que nació en Florencia debe llevar ocho o nueve siglos y todavía no ha encontrado la fórmula para que el mundo no tenga mil millones de personas muriéndose de hambre”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s